Cultura de datos:
Qué se necesita para prosperar en la era de los datos

Las organizaciones están invirtiendo billones de dólares para convertirse en empresas basadas en los datos. Sin embargo, solo el 8 % logra adaptar el análisis de manera eficaz para obtener valor a partir de los datos. ¿Qué diferencia a los mejores del resto?

Se necesita más que solo tecnología

Para que una organización funcione verdaderamente basándose en los datos, es necesario un cambio de mentalidad, actitudes y hábitos. Se trata de integrar los datos en la identidad de la organización. Las personas tienen que querer usar los datos y alentar a otros a hacer lo mismo.

En la era de los datos, los líderes tienen una nueva función.

Solo el 8 %

de las empresas logra adaptar el análisis de manera eficaz.

El éxito depende de la cultura

En una cultura de datos, los miembros hacen preguntas complejas y cuestionan las ideas. Trabajan en equipo para lograr una misión compartida: mejorar la organización y ellos mismos a través de los datos. Los líderes inspiran a través de sus acciones y basan sus decisiones en los datos, no en la intuición.

Cinco elementos comunes en las culturas de datos

Tableau Trust

Los líderes generan confianza en las personas y los datos

La confianza es la base de una cultura de datos sólida. Los líderes confían en su equipo. Las personas confían en los datos. Los miembros de la organización confían en sus compañeros.

Las personas que conocen el negocio recurren a los datos para tomar decisiones con confianza. Cuentan con el respaldo de un modelo de gobernanza de datos adecuado que garantiza un acceso seguro y generalizado. De esta manera, se crea una única fuente de veracidad que elimina los silos de datos entre los equipos y genera relaciones de colaboración y confianza. Como resultado, la información obtenida a partir de los datos no está en manos de un solo departamento. Se comparte en toda la organización para encontrar soluciones que generen un impacto.

Las personas desarrollan verdaderas relaciones de confianza con los datos.

Los equipos fomentan el acceso a los datos y la transparencia.

La gobernanza de datos desarrolla confianza en los datos.

Las organizaciones establecen expectativas claras para el uso responsable de los datos.

El equipo de inteligencia de negocios primero implementó una base sólida de gobernanza de datos. De esta manera, se aseguró de que todos los usuarios tuvieran a disposición las métricas más importantes.

Compromiso

Las personas consideran los datos como un activo estratégico

Las organizaciones con culturas de datos exitosas no solo prestan atención a la importancia de los datos y el análisis. Se comprometen plenamente a aprovechar el valor de sus activos de datos. No solo se centran en almacenar y recopilar datos, sino que ayudan a las personas a usar los datos para tomar mejores decisiones.

Este compromiso es evidente en todos los aspectos de la organización, desde su estructura hasta los procesos cotidianos. Un ejecutivo designado es responsable del uso de los datos en la organización y garantiza que los proyectos de análisis estén relacionados con los esfuerzos clave de la empresa.

Los ejecutivos no solo promocionan un comportamiento basado en los datos; lo aplican.

La estructura de la organización refleja el valor de los datos.

Los objetivos de análisis influyen en la recopilación de datos y los procesos.

El patrocinio ejecutivo activo debe responsabilizarse por la transformación de datos. Tableau pasó de algo funcional a una solución empresarial con el patrocinio de los directores ejecutivos. El área de negocios que cuenta con la mayor adopción de análisis es aquella a la que el director asistió con su equipo a la capacitación de Tableau.

Talento

Las organizaciones priorizan las habilidades de datos al reclutar, desarrollar y retener el talento

A fin de cuentas, una cultura de datos está compuesta por personas que usan los datos. Incluso con la mejor tecnología y los mejores procesos, si las personas no entienden cómo trabajar con los datos, no pueden basar sus decisiones en ellos.

Los ejecutivos deben priorizar los conocimientos de datos como parte de la estrategia de adquisición de talento, incluso durante la contratación y la capacitación. Además, deben indicar cuáles son las habilidades necesarias en las descripciones del puesto de trabajo e identificarlas en el proceso de contratación. Todos los miembros de la organización deben ser capaces de encontrar los datos correctos, aplicar conceptos analíticos en su trabajo y comunicar sus descubrimientos con confianza.

En las descripciones del puesto de trabajo se detallan claramente las habilidades de datos para todos los roles.

Los equipos adaptan los programas de habilitación para todas las funciones y los niveles.

Los líderes alientan y recompensan el uso de los datos.

Cuando anunciamos la capacitación, recibimos más de 120 respuestas en menos de 72 horas. Existe un verdadero interés entre los usuarios actuales y nuevos para aumentar sus habilidades con Tableau. Ellos buscan satisfacer sus propias necesidades de datos, lo que beneficia enormemente al conjunto de la organización.

Uso compartido

Las personas se apoyan mutuamente y desarrollan un sentido de pertenencia

La mayoría de los problemas que vale la pena resolver con datos no se limita a un solo equipo o línea de negocio. Estos requieren datos de múltiples sistemas y colaboración entre varios equipos. En una cultura de datos, las personas tienen un propósito en común: usar los datos para mejorar la organización. Juntas, son capaces de aumentar el impacto que pueden lograr con los datos.

Con este espíritu de compartir se genera una energía contagiosa para “seguir la cadena de favores”. Asimismo, se desarrolla un sentimiento de comunidad, que se hace evidente a través de reuniones, grupos en servicios de mensajería y portales. Luego, estas actividades se formalizan y se convierten en comunidades internas activas en torno a los datos y el análisis.

Las personas comparten activamente las prácticas recomendadas en toda la organización.

Los diferentes equipos comparten datos para respaldar los objetivos de negocios.

Los líderes asignan tiempo y espacio para que las personas participen en las comunidades.

Cada miembro de la organización quiere que los demás alcancen el éxito. En la página de la comunidad, las personas hacen preguntas sobre Tableau. Inmediatamente, otro usuario más experimentado responde.

Mentalidad

Los datos se convierten en un catalizador de mejoras en toda la organización

Desarrollar una mentalidad que pone los datos en primer lugar es tan importante como adquirir conocimientos de datos. En una cultura de datos, las personas priorizan los datos sobre la intuición, las anécdotas o las jerarquías. Cuando todos comparten esta mentalidad, es posible establecer un diálogo abierto, donde las ideas conducen a la exploración y la innovación.

Los datos se consideran una fuente de crecimiento personal y desarrollo profesional. Las personas sienten curiosidad. Asimismo, están dispuestas a cuestionar sus propias suposiciones con datos y a aceptar que otros desafíen sus ideas. A medida que todas estas prácticas basadas en los datos se convierten en hábitos, las percepciones cambian y las personas comienzan a asociar los datos con la mejora, el éxito y el crecimiento.

Las personas impulsan la experimentación y la innovación.

Las organizaciones se centran en los resultados y no en las métricas de vanidad.

Las personas se sienten cómodas al cuestionar sus ideas con datos.

Cuando comenzamos a usar Tableau, solo pensábamos en crear dashboards e informes. Nunca pensamos que cambiaría significativamente el ADN de nuestra organización.