Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.

Las organizaciones expanden la participación en la administración de datos a fin de respaldar la toma de decisiones basada en datos en toda la empresa.

¿Consideró alguna vez el estado de sus datos? ¿Sabe dónde se almacenan, quiénes los usan y con qué frecuencia? ¿Los miembros de su organización saben qué datos deben usar para tomar decisiones y cómo acceder a ellos?

Los líderes que basan sus decisiones en datos están logrando que sus organizaciones se diferencien mediante la implementación de nuevas soluciones para integrar la canalización de los datos distribuidos. Los roles y los procesos para preparar, seleccionar y compartir los datos en toda la empresa están cambiando junto con la evolución actual de las tecnologías de datos. TI debe seguir el ejemplo de los Cazafantasmas: aunque no se recomienda cruzar los rayos, a veces esto puede resolver los problemas más grandes y aterradores. En este caso, al desdibujar las líneas divisorias entre las responsabilidades de TI y el negocio en torno a la administración de datos, las organizaciones ya no estarán limitadas por restricciones funcionales. Esto facilitará la integración escalable de los datos en toda la empresa y permitirá ofrecer los datos correctos a todos los miembros de la organización en el momento adecuado.

Es imperativo resolver estos desafíos de integración de datos para mantener el cumplimiento interno y externo. Además, esto es clave para permitir que todos en la organización obtengan una visión completa del negocio, entiendan a los clientes y encuentren nuevas oportunidades de negocios. Muchas organizaciones están trabajando para identificar, preparar, administrar y poner a disposición los datos que más benefician a todos sus miembros. Y cuando tienen éxito, la administración de datos cambia, comenzando por las tecnologías.

Los proveedores de soluciones incorporan cada vez más capacidades de administración de datos para más usuarios, sin limitarse solo a los equipos de TI. A medida que la funcionalidad se integre más en los flujos de trabajo de los usuarios corporativos, incluidas las plataformas de análisis, los empleados desempeñarán un rol más activo en las responsabilidades de administración de datos que tradicionalmente estaban a cargo de TI. Este es el siguiente paso natural en la evolución del autoservicio para la inteligencia de negocios. En primer lugar, las organizaciones expandieron el acceso a los datos. Luego, habilitaron una exploración más profunda y nuevos tipos de usuarios para crear contenido de análisis. Ahora, algunos usuarios corporativos pueden interactuar con los datos. En cada una de estas etapas, TI aprendió a equilibrar la gobernanza y el autoservicio para que los usuarios corporativos pudieran realizar parte del trabajo. Cruzar estos “rayos” será fundamental para administrar los datos y el análisis a medida que todos los miembros de la empresa los adopten.

La preparación de datos de autoservicio también es una prueba de esta evolución. Varios aspectos de los procesos tradicionales de extracción, transformación y carga se pueden ejecutar ahora con herramientas modernas de autoservicio que se integran en el flujo de trabajo de análisis. Esto permite realizar más descubrimientos ad hoc. Además, se puede utilizar como punto de partida para probar nuevos casos de uso antes de compartirlos con toda la organización. Incluso es beneficioso para todos. Por un lado, la empresa estará capacitada para asumir una mayor responsabilidad en la administración de datos y reducir el ciclo de desarrollo tradicionalmente prolongado. Al mismo tiempo, TI tendrá más tiempo para dedicar al trabajo altamente especializado para el que está más capacitado.

Otro ejemplo de esta evolución es el catálogo de datos. Se trata de un inventario de activos de datos que ayuda a definir y calificar los datos y establecer las relaciones entre las fuentes de datos, el contenido y los usuarios. En organizaciones en las que la responsabilidad de integrar y administrar los datos está distribuida, un catálogo es importante, ya que ofrece una visión centralizada de qué sucede con los activos de datos de la empresa. Con los catálogos, es más fácil descubrir y compartir datos, comprender su relevancia y nivel de actualización, y supervisar quiénes usan ciertos activos.

Los catálogos modernos permiten descubrir esta valiosa información y, además, ofrecen detalles del contexto comercial directamente en el flujo de análisis de los usuarios. Entonces, a medida que se integran más datos y estos están disponibles para más usuarios dentro de la organización, ellos aprenden a evaluar la calidad de los datos y cómo usarlos en conformidad con las pautas y políticas. Aquí es donde el conocimiento de datos es fundamental. Como mínimo, los usuarios aprenderán a interpretar los indicadores de datos e identificar cuáles son confiables y relevantes. Cuando los usuarios de los datos pueden, además, administrarlos, se disminuye la carga de TI. Esto también ayuda a garantizar un uso responsable de los datos en el momento de tomar decisiones. Además, los usuarios más avanzados con las habilidades adecuadas pueden participar en la preparación de datos de autoservicio, certificar nuevas fuentes de datos para su uso en la organización o agregar datos del contexto empresarial como metadatos en un proceso de selección.

TI y el negocio pueden alcanzar nuevos niveles de colaboración y armonía si se desdibujan los límites entre funcionalidad y responsabilidad. Con un enfoque personalizado que incluya a los usuarios corporativos y los objetivos comerciales, las iniciativas de administración de datos más amplias son las que tendrán éxito. Esto se debe a que TI y la empresa podrán colaborar en los esfuerzos para aumentar la visibilidad, la capacidad de descubrimiento y la confianza de su entorno de datos. Esto también significa que la organización estará capacitada para identificar y priorizar los activos de datos más valiosos para la mayoría de los miembros de la organización. Además, podrá ofrecer un mejor soporte para los datos y análisis gobernados y escalables a toda la empresa.