Adopte estos hábitos basados en los datos para lograr un futuro resiliente

Nota del editor: El artículo se publicó originalmente en Forbes

Debido a la pandemia, fue necesario reescribir todos los planes, desde los objetivos empresariales hasta las aspiraciones individuales. Y, como nunca antes, las empresas están buscando indicadores a fin de establecer nuevos estándares para el comercio, la socialización y la seguridad.

Aunque pueda parecer incongruente a primera vista, los desafíos y la incertidumbre generados por la COVID-19 crearon un contexto ideal para que los líderes se comprometieran a impulsar estrategias e innovación basadas en los datos, según Jackie Yeaney, vicepresidenta ejecutiva de marketing en Tableau.

“Si alguna vez hubo un momento para que los líderes de datos brillaran, es este”, dijo.  

La democratización de datos, el proceso de expandir el uso de los datos y la información a toda la organización y ponerlos en manos de los empleados de primera línea, es un objetivo valioso, pero no siempre suficiente. Equipar a los empleados con herramientas de generación de informes y análisis es solo un paso en la transformación cultural general que vincula los datos con la misión principal de una organización.

Siga leyendo para obtener sugerencias sobre cómo crear una base sólida con el análisis.

Para responder ante una crisis, se necesita información al momento

Si, en su organización, el análisis solo se utiliza para mirar por el espejo retrovisor y comprender lo que ya sucedió, este es el momento de cambiar, comenta Ashley Howard Neville, instructora técnica sénior de Tableau. 

En el béisbol, si el entrenador cambia la estrategia del juego en función de los números actualizados en tiempo real, puede alterar la puntuación final. Por el contrario, si espera hasta tener los datos finales, después de que el equipo ya perdió, ya no tendrá la posibilidad de alterar ese resultado. 

“En la actualidad, las empresas afirman que están más interesadas en los cambios que en los resultados de esos cambios, porque quieren usar los datos para modificar estos resultados”, agrega. Un análisis oportuno puede marcar la diferencia entre ganar y perder.

Por eso es importante contar con una cultura de datos en toda la organización, junto con la tecnología adecuada y una fuerza de trabajo ágil y con más alfabetización de datos. Cuando los datos pasan de informes estáticos a convertirse en una herramienta valiosa, los empleados desarrollan nuevos hábitos. Estos incluyen, por ejemplo, comprender tendencias y oportunidades en medio de ciclos comerciales complejos. Una crisis puede impulsar nuevos hábitos en torno a los datos y el análisis, cuando la incertidumbre es alta y la agilidad es necesaria.

“Los líderes con quienes hablo dicen que esperar demasiado para encontrar respuestas de las que estén 100 % seguros puede ser mucho peor que tomar una decisión oportuna con un 80 % de confianza”, dice Yeaney. “Están dejando atrás visualizaciones complejas en favor de herramientas simples y ágiles que los líderes sénior pueden usar”.

Antes de la pandemia, UNC Health, un sistema de salud pública con 11 hospitales y cientos de clínicas en Carolina del Norte, había desarrollado un plan estratégico para realizar la transformación de datos de manera gradual. La COVID-19 aceleró el lanzamiento de nuevas tecnologías y nuevos tipos de colaboración. En un principio, el equipo de análisis creó dashboards para que los equipos ejecutivos y de liderazgo pudieran supervisar métricas como las pruebas, la utilización y el inventario de equipos de protección personal. Después de algunas semanas de éxito, ampliaron esta iniciativa a más de 30 000 usuarios internos. El equipo continúa encontrando nuevas formas de analizar su negocio para ofrecer mejores resultados de salud.

Aumente el compromiso con un grupo de trabajo para los datos

Los líderes sénior pueden generar mejores resultados a partir de los datos y el análisis. Esto es posible al crear un grupo de trabajo multidisciplinario capaz de analizar en profundidad los desafíos derivados de la pandemia.

Cuando la COVID-19 se extendió por todo el mundo y las empresas comenzaron a trabajar de manera remota, en Tableau vimos la oportunidad de predicar con el ejemplo. Creamos nuestro propio grupo de trabajo para ofrecer información confiable sobre la pandemia en un centro de datos de acceso público.

“Todos quieren que las personas regresen a un lugar de trabajo donde estén seguras”, dijo Jeremy Blaney, gerente sénior de Éxito de los clientes en Tableau.

El grupo de trabajo alcanzó un máximo de 40 miembros y cuenta con representantes de una gran variedad de contextos comerciales y técnicos. Inicialmente, Tableau se centró en la velocidad y la relevancia. Esto dio al equipo una amplia libertad para compartir información lo más rápido posible sin preocuparse por la estética, comenta Yeaney. 

Sin embargo, después de varios meses de trabajo, Tableau identificó la oportunidad de mejorar la experiencia del usuario al centrarse más en la presentación y la conveniencia. Nuevos miembros se unieron al grupo de trabajo para aportar nuevas ideas y dar a los miembros fundadores un merecido descanso.

“Formamos un equipo más reducido con funciones más definidas”, dijo Yeaney. “Además, incorporamos a personas que no habían trabajado en esto durante los últimos seis meses para que aportaran nuevas energías”.

Un equipo de trabajo para los datos centralizado, especialmente en tiempos de crisis, puede aportar precisión, velocidad y agilidad a los procesos de datos. Además, puede estimular la innovación y convertirse en un ejemplo para otras áreas del negocio.

Invierta en el futuro

Una cultura de datos puede transformar la toma de decisiones de una organización. Pero, para desarrollarla, se requiere tiempo, inversión y compromiso por parte de toda la empresa. Los líderes listos para avanzar con iniciativas de culturas de datos se beneficiarán de estas cuatro estrategias:

1. Contar con el apoyo de los líderes senior 

Cambie la percepción del análisis de una inversión técnica del centro de costos a una prioridad estratégica con el respaldo del equipo directivo. “Sin el patrocinio de las áreas de negocios ni de los líderes de alto nivel de la empresa que entiendan cómo se pueden usar los datos día a día para mejorar los resultados, no tendrá éxito”, afirma Howard Neville.

2. Medir el progreso de manera precisa

Howard Neville indicó que muchas organizaciones sobrestiman su nivel de compromiso con el análisis en relación con sus colegas.

“No es que las organizaciones de bajo rendimiento carezcan de programas de datos. Quizá tienen dos o tres cuando realmente necesitan siete. Y, no es que no exijan habilidades de datos en las solicitudes de empleo, sino que las habilidades que piden no son lo suficientemente avanzadas”, agrega. “A medida que comience a realizar estas pequeñas mejoras, obtendrá valor del negocio”.

3. Reconocer el valor del análisis cuando es necesario

Los beneficios del análisis en una época de cambios rápidos son similares a los de las iniciativas de posicionamiento de marca. La información correcta podría influir en una decisión que ahorre millones de dólares o abra un nuevo mercado porque un competidor es incapaz de mantener los niveles de servicio durante la crisis actual. Esta información se obtiene gracias al análisis, no solo a la intuición.

4. Promover el análisis incluso en las buenas épocas

Reconozca que no se necesita una crisis global para justificar una percepción de urgencia en torno a los datos o para capacitar a más líderes y empleados para que tomen decisiones respaldadas por información obtenida a partir del análisis. “La rapidez también es útil en situaciones que no son de crisis”, dijo Blaney. “A la velocidad a la que se presentan los datos en cualquier organización, no puede permitirse el lujo de trabajar con lentitud”.

¿Quiere obtener más información sobre el valor de la cultura de datos? Consulte esta explicación de la cultura de datos en Tableau.com/es-es/ y descubra perspectivas únicas, historias de clientes y consejos útiles.

Suscribirse a nuestro blog