Cómo medir el bienestar de los empleados durante el brote de COVID-19: lo que los líderes de negocios deben saber

Nota del editor: Desde su publicación, hemos actualizado la fuente de datos para asegurarnos de que todo el mundo tenga acceso ininterrumpido a los datos más recientes. Obtenga más información acerca de la fuente de datos más reciente.

Está claro que hemos entrado en una era de cambios extraordinarios y rápidos. Con la pandemia de COVID-19, todos hemos tenido que descubrir cómo adaptarnos rápidamente y aprender sobre la marcha. Hay mucho en juego. Las empresas deben enfrentarse a la pérdida de ingresos, la incertidumbre financiera y los problemas en la cadena de suministro, e incluso crear planes de contingencia para los cambios en la economía. Cómo las empresas, independientemente de su tamaño, superarán la crisis depende de varios factores. Sin embargo, a medida que los líderes empresariales intentan recuperar su posición ante un panorama en constante cambio, no pueden ignorar su activo más valioso: los empleados.

La pandemia afectó los negocios como los conocemos. Pero también ha tenido un impacto profundo en el bienestar mental de cada empleado. Ha afectado a todos, desde los proveedores de atención médica que ponen en riesgo sus vidas en la primera línea de fuego, hasta aquellos para quienes “trabajar desde casa” no es un beneficio ocasional, sino algo cotidiano. A medida que aumentan los niveles de estrés, es más difícil para los empleados concentrarse en su trabajo. Esto hace que sea esencial para los empleadores comprender los problemas que tienen los miembros de la empresa y brindarles apoyo de manera proactiva para ayudarlos a adaptarse al cambio.

Asimismo, es importante tener en cuenta que, a diferencia de otros tipos de crisis, la pandemia de COVID-19 no es un evento único. Se trata de una crisis actual que no se terminará en un futuro cercano. Por esta razón, es difícil estimar con precisión qué tipo de intervenciones de salud mental se necesitarán, ya sea a largo o corto plazo. Las empresas innovadoras confían en los datos para planear una respuesta efectiva y empática.

Ayudar a preservar la salud mental de los empleados frente a la COVID-19

El bienestar mental es un desafío continuo para muchos, incluso en los mejores momentos. De hecho, el CDC destacó que los trastornos de salud mental se encuentran entre “los problemas de salud más complejos en Estados Unidos”. Sin embargo, la historia ha demostrado que los problemas de salud mental se exacerban en tiempos de crisis. Según JAMA, los desastres y las epidemias a gran escala “casi siempre van acompañados de aumentos en la depresión, el trastorno por estrés postraumático (TEPT), el trastorno por abuso de sustancias” y otras enfermedades mentales y conductuales más amplias. Muchos expertos en salud mental ya están observando marcados aumentos en el número de pacientes que están tratando como consecuencia del estrés relacionado con la pandemia. Incluso esperan que esos números se incrementen.

La CNN informó que la línea de ayuda ante desastres, operada por la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental federal, registró un aumento del 338 % en el volumen de llamadas en marzo, en comparación con el mes de febrero. Además, según una encuesta realizada por Ginger, un proveedor de servicios de salud mental a pedido, después del inicio de COVID-19, se registraron los siguientes valores:

  • El 91 % de los empleados que trabajan desde casa indicó que experimenta un estrés de moderado a extremo.
  • El 88 % de los trabajadores indicó que experimenta un estrés de moderado a extremo.
  • El 69 % de los trabajadores afirmó que este es el momento más estresante de toda su carrera profesional. Incluso más que otros grandes eventos, como los ataques terroristas del 11 de septiembre, la Gran Recesión de 2008 y otros.
  • El 62 % de los trabajadores indicó que pierde al menos una hora de productividad cada día debido al estrés relacionado con la COVID-19. Y un 32 % pierde más de dos horas cada día.

La pérdida de productividad ocasionada por problemas de salud mental es mala para el trabajador y es una preocupación esencial y cada vez mayor para el negocio. En 2019, antes de la pandemia, la Organización Mundial de la Salud estimó que la depresión y la ansiedad le cuestan a la economía mundial USD 1 billón cada año. Los impactos asociados con la pandemia en 2020 son difíciles de imaginar.

Crear una cultura de bienestar basada en datos

Es una decisión comercial inteligente priorizar una iniciativa de bienestar que permita a la organización adoptar un enfoque proactivo para la salud mental de los empleados. Ayudarlos a que aprendan a hacer frente a esta situación y volverse más resilientes es un objetivo importante. Los empleados comprometidos y con altos niveles de bienestar tienen un 45 % más de probabilidades que otros empleados de adaptarse al cambio.

Administrar, alentar y apoyar a una fuerza laboral distraída, fuera del sitio y que posiblemente enfrenta desafíos de salud mental es difícil. Entonces, ¿cómo pueden los empleadores comenzar a aplicar un enfoque basado en datos para comprender mejor la salud mental de sus empleados y mitigar cualquier riesgo potencial que pueda surgir en el futuro? ¿Cómo pueden los datos marcar la diferencia?

Los grandes análisis comienzan con buenos datos. Aunque resulte sorprendente, el 31 % de las empresas no utiliza el análisis de datos para basar e impulsar las estrategias de salud y bienestar empresariales. Con los datos correctos, es posible medir los aspectos más importantes para la organización y desarrollar una idea clara de dónde el equipo necesita más ayuda. Entre las métricas comunes de bienestar se incluyen, entre otras:

  • Datos biométricos básicos
  • Hábitos de salud (ejercicio, alimentación, sueño y consumo de tabaco y alcohol)
  • Datos de ausentismo
  • Análisis de opiniones
  • Datos de encuestas de pulso

Visualizar las métricas de salud mental relevantes

Prácticamente no hay un límite para la cantidad de métricas que se pueden supervisar y analizar. Por lo tanto, es importante identificar los aspectos del bienestar mental más importantes para su organización. Además, medir los datos relevantes es clave. En el momento de buscar soluciones basadas en datos, centre su atención en las métricas relevantes para su cultura y sus procesos de toma de decisiones específicos.

Las métricas relacionadas con los comportamientos de los empleados pueden ser un excelente indicador de salud mental. Mediante una tarjeta de puntuaciones de salud mental, Bell Canada fue capaz de identificar más de 90 KPI para sus más de 52 000 empleados. La empresa mide el progreso frente a los objetivos del programa al analizar las métricas relacionadas con los reclamos por incapacidad a corto y largo plazo, el compromiso de los empleados, el aprovechamiento de los beneficios y más. El programa ha demostrado ser una buena inversión, con un retorno de la inversión positivo durante más de siete años.

No existe un enfoque universal en el momento de desarrollar métricas para el bienestar en términos de salud mental para su organización. Pero es importante incluir datos cualitativos y completos. Realizar evaluaciones periódicas de los riesgos para la salud (HRA) que incluyan preguntas sobre el bienestar general es un excelente punto de partida. Además, estas pueden proporcionar información que podría aprovechar de inmediato. Por ejemplo, Prudential Financial aprovecha los datos de las HRA, junto con encuestas de participación de los empleados, para mejorar las opciones de atención médica, ofrecer recursos existentes a los empleados y establecer puntos de referencia para futuros seguimientos.

Liderar con los datos

Hay mucho en juego a medida que asumimos los numerosos desafíos comerciales que surgieron a causa de la pandemia. No obstante, una prioridad parece clara: es imprescindible que aprovechemos el poder de los datos para mejorar la salud mental de los empleados, y que esto se convierta en una prioridad estratégica clave.

Para comprender mejor el impacto de la COVID-19 en su organización, puede descargar los libros de trabajo y las plantillas de inicio para dashboards. Estos recursos lo ayudarán a combinar sus datos con los datos sobre el coronavirus de la Universidad Johns Hopkins. De esta manera podrá crear sus propios análisis personalizados.

Para obtener más información sobre los recursos de salud mental que hay disponibles para empleadores y empleados, explore esta lista de Mental Health America.

Suscribirse a nuestro blog