Judah Bausili, de ocho años de edad, últimamente ha estado jugando mucho al Pokémon Go. Junto a su padre, Ben, ya lleva cazados 46.

“Cacé a Doduo, Bulbasaur y el último… no lo recuerdo”, dice Judah.

Judah siempre disfrutó cazando pokémones, aunque no siempre supo distinguirlos. Allí es donde Ben, su padre de mente analítica que trabaja para InterWorks, un socio Gold de Tableau, descubrió una gran oportunidad.

Ben extrajo de Wikipedia las estadísticas de algunos pokémones. A continuación, le mostró rápidamente a Judah cómo usar Tableau.

“Le expliqué qué son las dimensiones y las medidas. Luego, le mostré cómo generar gráficos y, después, le pedí que intentara usar la herramienta”, comentó Ben.

Cinco minutos más tarde, Ben encendió la cámara.

Después de explorar las estadísticas, Judah se dio cuenta de que no todos los personajes fueron creados de la misma manera. En función de eso, declaró cuál era su nuevo favorito: “Mewtwo, porque es realmente muy fuerte y rápido, y tiene una gran capacidad de defensa”.

Promover la curiosidad

Este ejercicio fue el primer acercamiento de Judah a Tableau, pero no fue en absoluto su primera lección sobre cómo ver y comprender los datos.

Todo comenzó cuando Judah tenía solo 6 años. Ben estaba sentado en su cama, analizando datos, cuando Judah entró a la habitación.

“Salta sobre la cama y dice: '¡Quiero ver lo que haces! Papá, ¡mira todos esos números!'. Estaba completamente emocionado”, dijo Ben. “Esa es una de mis historias favoritas acerca de Judah”.

A partir de ese momento, Judah solía observar a su padre mientras este trabajaba. En ocasiones, hacía preguntas sobre lo que veía en la pantalla. Y Ben aprovechó esos momentos para darle pequeñas lecciones.

“Cuando demuestra curiosidad, la fomento”, comenta Ben. “Intento que participe en lo que hago. Le explico por qué estoy haciendo algo y su relevancia. Él aprende. Es importante para él”.

“Debido a que Judah ha estado rodeado de equipos informáticos desde una edad muy temprana, enseñarle a usar Tableau me llevó poco tiempo”, menciona Ben.

“Cuando tengo alguna ocasión en mi vida diaria, intento acercarlo a la tecnología. Eso me facilitó la enseñanza de Tableau. Es un programa muy intuitivo”, comenta Ben.

El atractivo de descubrir datos por cuenta propia

Judah aprendió que observar es una cosa, pero hacer es otra. Desde que probó Tableau, a Judah le picó la curiosidad.

“Me gustó muchísimo, porque fue muy divertido”, dijo.

Como próximo proyecto, Judah quiere explorar los datos de Marvel Comics. Y está considerando la posibilidad de que su hermano menor, Leo, lo ayude.

“Ahora quiere generar su propio dashboard”, comenta Judah acerca de su hermano.

Parece que observar cómo trabaja papá ya no es suficiente.

“Hace unos días, estaba creando un dashboard para un cliente. Y Judah me preguntó si lo podía hacer por mí”, dijo Ben.

Aun así, si le preguntamos a Judah cuál es su parte favorita de explorar datos, es muy probable que la respuesta siga siendo la misma de siempre: “Pasar tiempo con mi papá”.

A los padres e hijos interesados en los datos, los invitamos a unirse al grupo “Data Kids” de la comunidad. Regístrese aquí para solicitar acceso.

Comentarios

Para tus presentaciones


Agregar nuevo comentario