En otra entrada de blog ya exploramos el concepto KPI, o Key Performance Indicator, son los indicadores que te muestran qué tan bien o mal va el desempeño de las métricas esenciales de tu empresa.

Su principal ventaja es su honestidad en bruto: al tener en una tabla organizada las métricas que deseas analizar, como las ventas semanales, las visitas a su página o su crecimiento en redes sociales, no hay manera de evadir la realidad. Los números, (bien colocados, desde luego), no mienten. ¿Estás más cerca de tus metas o te falta dedicar tiempo a tus áreas de oportunidad?

Ejemplos de KPI: comprendiendo las posibilidades

Lo que ves en este gráfico es un mapa, pero también un KPI complejo elaborado con Tableau. A simple vista, parece sólo un mapa con bastantes puntos de colores. ¿Qué significan?, ¿qué quieren dar a entender?, y aún más importante, ¿qué decisiones puedes tomar al analizarlo?

Este es un ejemplo de KPI de una empresa que quería analizar su rentabilidad de 2010 a 2013 en los mercados de consumidor, corporativos, hogares y pequeños negocios. Vende distintos productos, agrupados en tres categorías. Los colores verde, amarillo y rojo indican qué tan rentable es un producto. ¿Ya tiene sentido?

Tómate la libertad de explorar el KPI completo. Al hacer clic en los años podrás ver de forma clara el desempeño de cada producto, además, enriquecido por la información del mapa. Si fueras directivo de esta empresa, este valioso KPI, formado con los datos de 4 años de constancia, te facilitaría tomar las decisiones de negocio para tu estrategia del próximo año.

Tipos de KPI

En la variedad está el gusto, dice el refrán. Y para hablar tanto de ejemplos de KPIs como de tipos de KPIs, no hay que pasar por alto que hay una variedad casi infinita de empresas, y por lo tanto, muchas variedades de métricas que pueden ser más o menos relevantes para usted según su industria y para cada una de las áreas de su negocio.

Para no perder el enfoque, varios académicos recomiendan usar el método SMART para crear KPIs. Las siglas vienen del inglés, pero son fáciles de recordar en las características que deben tener sus métricas:

  • S: específicas (specific)
  • M: medibles (measurable)
  • A: alcanzables (achievable)
  • R: relevantes (relevant)
  • T: con tiempo definido (timed)

Ahora, esta galería con distintos tipos de KPI podría ayudarte a definir cuál es el más adecuado según la meta de tu compañía o el área donde trabajas.

  • KPI de ventas: el clásico, y también de los más utilizados, tiene como objetivo ayudar a la empresa a aumentar sus ventas. Un diseño sencillo puede documentar nada más, las ventas, como este ejemplo, pero en uno más elaborado caben indicadores como el tiempo invertido en la venta, la calidad del servicio al cliente, la gama de precios de los productos o la atención post venta.
  • KPI de redes sociales: útil para los community managers, este tipo de KPIs miden desde la cantidad de ‘me gusta’ que reciben las publicaciones de una página, hasta el número de seguidores por semana, las interacciones de las publicaciones, el número de personas que ven las Historias de Instagram o la cantidad de respuestas que se generan en Twitter.
  • KPI de recursos humanos: diseñado para mostrar en un solo lugar los salarios y otras compensaciones de los empleados de una empresa, este tipo de gráfico ayuda a los departamentos de talento a llevar mejor las cuentas. Si es necesario, se pueden añadir indicadores de productividad, tiempo de trabajo en la oficina, puntualidad, entre otros.
  • KPI de finanzas: cuentas claras, amistades largas. Ejemplos de KPIs de este tipo ayudan a contadores y directivos a monitorear la base de las operaciones de una empresa: el dinero. Entradas, salidas, balances… todos los números críticos que muevan el negocio y ayuden a reducir costos en donde sea posible.
  • KPI de logística: ¿cuánto le cuesta a tu empresa enviar paquetería?, ¿qué tan eficientes son los proveedores que forman parte de la cadena de suministros de tu empresa? ¿qué puedes hacer mara mejorar el proceso? Éstas y otras preguntas pueden ser respondidas con base en datos al contar con un KPI especializado. En este ejemplo de KPI se cubre desde el peso de los paquetes hasta el medio de transporte involucrado.

Y hay más

Una cosa son los KPIs por departamento, como los que hemos evaluado, y otros son los ejemplos de KPI que tu empresa necesita si trabaja en industrias muy específicas el entretenimiento, la pesca y agricultura, los servicios educativos, las banca, el servicio al cliente y muchos más.

Para todos ellos hay información valiosa susceptible de ser monitoreada y, con la ayuda de Tableau, podrás hacerlo de forma eficiente, para que tú o su equipo pasen menos tiempo en los informes y más tiempo en las actividades que los llevarán al siguiente nivel del éxito.