Los KPIs son herramientas útiles para medir el rendimiento de las áreas de tu negocio que son más vitales para su éxito. Pero para llegar a ser los mejores, hay que compararse con los mejores. Ahí es donde entra el benchmarking.

Si la frase «trabaja hasta que tus ídolos se conviertan en rivales» usara herramientas para medir el trabajo, el benchmarking sería una de ellas. En otra entrada de blog ya abundamos sobre su definición. Se trata de un proceso continuo de comparación de procesos de trabajo contra las prácticas de éxito de otras organizaciones, y puede ser la clave para elevar los estándares de calidad de tu empresa al nivel de las mejores de su industria.

Ejemplos de benchmarking: inspiración desde el éxito

Han pasado menos de 30 años desde el surgimiento del benchmarking como estrategia planificada de negocios para la comparación y la mejora continua de métricas clave en las industrias. En estos años, sin embargo, el benchmarking ha evolucionado y aprovechado a su favor la llegada de la tecnología.

En este ejemplo, una empresa global usa Tableau para graficar el crecimiento de su negocio en comparación con sus competidores alrededor del mundo. La gráfica crea un mapa fácil de entender que muestra los países donde la empresa ha crecido más que la competencia, y también aquellos donde el crecimiento ha sido inferior. ¿Te imaginas lo que hubiera sido contar con una herramienta así en la década de 1980?

Hay tres principales tipos de benchmarking que puedes utilizar para comparar métricas concretas de tu negocio: interno, externo y funcional. Cada uno tiene ventajas y desventajas para medir ciertos elementos; y para conocerlos, ¡qué mejor que verlos en acción!

Benchmarking interno

Si el benchmarking es la comparación de tu empresa con las mejores prácticas de la industria, hacerlo de forma interna significa identificar las áreas en las que tu empresa brilla más y ponerlas como meta para que el resto de los elementos alcancen el mismo nivel. Si tu negocio tiene muchas sucursales, y una de ellas lidera en ventas, un benchmark interno buscará que el resto de las tiendas persigan los números del negocio líder.

Ventajas

  • Impulsa el crecimiento al interior de la organización.
  • Permite emular los elementos que hicieron exitosa una práctica en la empresa en otra área diferente.

Desventajas

  • Tú eres tu propia medida de referencia.

Ejemplos de benchmarking

  • Hello Fresh es una startup que vende ingredientes frescos directamente a los consumidores para que puedan preparar recetas de cocina variadas y predefinidas. Con presencia en diez países del mundo, Hello Fresh utilizó Tableau para hacer benchmarking de las estrategias de marketing que más les resultaron exitosas en determinados países para tratar de replicarlas en las demás regiones. Puedes consultar su historia completa aquí.
  • Los profesores de la escuela de negocios Carnegie Mellon descubrieron que el benchmarking de buenas prácticas en clases y de calificaciones de sus estudiantes era una estrategia que elevaba el nivel educativo a lo largo y ancho de la institución. No solo ayudó en las operaciones de la escuela, sino que ha servido para emitir reportes externos. Lee más sobre su caso aquí.

Benchmarking externo

Mide el crecimiento de tu empresa en ventas, servicio al cliente u otras áreas comparándote con tu competencia o con las compañías líderes en el segmento. Este tipo de benchmarking requiere un monitoreo constante, sobre todo si comparas cuotas de mercado o ventas, para mantenerte actualizado sobre los resultados de tu negocio.

Ventajas

  • Información del mundo real para mantenerte atento sobre los cambios en la industria y tu negocio.
  • Te mantiene actualizado sobre tendencias y mejores prácticas para adoptar en tu empresa.

Desventajas

  • Información sobre ventas de productos puede ser más fácil de conseguir que estrategias corporativas de sustentabilidad u otras prácticas que quieras replicar en tu empresa.

Ejemplos de benchmarking

  • El Hospital General de Massachusetts encontró la medida de referencia perfecta para mejorar: los estándares nacionales de salud en calidad y seguridad. Al hacerlo mejoraron la atención a sus pacientes y eliminaron la adquisición de infecciones en el hospital, entre otros beneficios, como ahorros de 14 millones de dólares. Ve su historia completa aquí.
  • Atlanta Public Schools usó benchmarking para medir el rendimiento académico de unos 51 mil estudiantes en las diferentes escuelas del distrito, y así saber cuáles eran candidatos para recibir alimentos gratis o a precios reducidos en sus escuelas. Conoce el caso aquí.

Benchmarking funcional

Para mejorar, un líder efectivo sabe identificar las fortalezas de otros negocios, aunque no sean de la competencia, y busca la manera de traerlas a su empresa. De eso de trata el benchmarking funcional, que encuentra buenas prácticas de negocio para aplicarlas en la empresa en áreas que puedan mejorar tras su implementación.

Ventajas

  • Es un benchmarking más estratégico y creativo, que replica prácticas de éxito de otras organizaciones en áreas diferentes de la empresa.

Desventajas

  • Saber dónde se puede aplicar una práctica exitosa de otra empresa en la propia es el verdadero desafío.

Ejemplos de benchmarking

  • Así como hay casos de hospitales que replican el veloz servicio de atención a clientes de pizzerías para mejorar su atención de emergencias médicas, en este caso, el benchmarking funcional sirvió para los recursos humanos. Elaura, una consultora con sede en Singapur, usó Tableau para hacer benchmarks de las cualidades y talentos del personal de una de sus empresas clientes, y entonces, buscar en la industria personas similares para sus procesos de reclutamiento. Su historia está disponible aquí.
  • The Mayo Clinic usó benchmarks para mejorar la relación con los proveedores de su cadena de suministros. Al comparar entre proveedores que tuvieran buenas prácticas, también logró optimizar áreas como los procesos de pagos. Así la empresa redujo costos. Puedes conocer su historia aquí.