Este artículo fue publicado por primera vez en CIO.

Pocas tecnologías innovadoras causaron tanto revuelo y confusión como la nube. A las empresas les preocupan la seguridad y el rendimiento, y no les gusta la idea de ceder el control de su infraestructura a alguien ajeno a la empresa. Sin embargo, eso no impidió que se acelerara la adopción de la nube. Cada vez más organizaciones pequeñas y empresas multinacionales importantes depositan en ella parte o la totalidad de su infraestructura y su software. ­

Es fácil pensar que el costo es el principal motivo del aumento de la adopción de la nube porque, de hecho, puede ser más económica en comparación con el hardware en las instalaciones físicas. La nube puede ser rentable, ya que las organizaciones solo pagan por los recursos que usan. No obstante, si se considera el costo únicamente, se ignoran tres motivos clave por los cuales las organizaciones migran a la nube para siempre.

Velocidad de implementación

Analicemos en qué consistiría la implementación integral de una solución tecnológica de administración de relaciones con clientes (CRM). Una empresa debe crear un grupo de trabajo que investigue todas las soluciones de implementación posibles, comprar el hardware adecuado y contratar todo un equipo que implemente y administre la solución elegida. Cada vez que la empresa crezca, deberá volver a realizar este arduo proceso para garantizar la escalabilidad de sus sistemas.

Con la nube, las empresas pueden implementar una plataforma de CRM completa, un almacén de datos e incluso una plataforma de análisis de manera muy sencilla. No necesitan perder tiempo en la configuración de hardware, el mantenimiento de sistemas ni la actualización de servidores físicos. Por consiguiente, sin grandes inversiones de tiempo y recursos, las empresas pueden acceder con más rapidez a una infraestructura de primera calidad, tener seguridad de nivel empresarial y otorgar acceso a su tecnología a usuarios confiables. Las empresas suelen destinar una enorme cantidad de recursos a la creación de múltiples instancias de sistemas internos en caso de que uno falle. La nube es una solución más sencilla y, por lo general, gratuita.

Flexibilidad y escalabilidad

La imprevisibilidad es inherente a los negocios. Por lo tanto, la administración de la infraestructura es cada vez más compleja. Las empresas necesitan equipos de personas que midan la capacidad, ya que pedir e implementar hardware adicional puede ser un proceso extremadamente lento. La nube alivia todas esas preocupaciones porque permite a las organizaciones expandir o reducir su implementación de acuerdo con los cambios de su negocio. También elimina la necesidad de adquirir infraestructura adicional de un momento a otro para satisfacer picos de demanda impredecibles.

Además, la nube otorga flexibilidad a las organizaciones para que puedan crecer en otros aspectos, incluido el uso de muchas tecnologías. Con la nube, las empresas pueden elegir entre varias opciones, como los servicios de datos, los tipos de almacenamiento y los sistemas operativos. Ya no se ven restringidos por las soluciones para las instalaciones físicas que adquirieron con anterioridad. Si sus necesidades se modifican, bastará con presionar un botón para cambiar de servicio en la nube como si contrataran uno nuevo.

El futuro

Las soluciones de tecnología tradicionales, como CRM, la automatización del marketing y el análisis de datos, se están apartando de la tecnología en las instalaciones físicas para ir a la nube por los motivos mencionados. Además, las tecnologías del futuro se desarrollarán en la nube.

Todos los días, se diseña algo nuevo en la nube (un servicio de datos, una herramienta de análisis, incluso una solución de almacenamiento) y se ofrece a todo el mundo. A medida que pase el tiempo, las empresas estarán menos dispuestas a integrar nuevas tecnologías diseñadas para la nube con las soluciones heredadas existentes, que están desarrolladas en plataformas cerradas, se ejecutan en hardware inflexible y se encuentran protegidas por firewalls.

Las empresas que tienen su infraestructura y su software en la nube están preparadas para adoptar e integrar las innovaciones. Con ellas, sus empleados pueden enfrentar los retos de negocios más importantes de hoy en día.

Además, la nube es segura y está disponible en cualquier lugar. Eso es ideal, por ejemplo, para un equipo de ventas que puede hacer llamadas telefónicas desde una oficina o puede vender productos farmacéuticos en un consultorio médico con dispositivos móviles.

Las empresas actuales deben acelerar su proceso de innovación, actuar rápido y ser más confiables que nunca. Por lo tanto, la integración en la nube, en el presente, constituye una importante ventaja competitiva para el futuro.

También podría interesarle...

Agregar nuevo comentario

Suscribirse a nuestro blog